Archive for the ‘ sociedad ’ Category

Futurología: Mi gPad

Donde futurología podría a ver puesto también adivinación y demás artes esotéircas para ver el futuro, vamos, que quiero dejar claro que lo que escribo aquí es una idea de lo que para mi podría un gPad que puediera mejorar lo existente en el mercado (al menos desde el punto de vista tecnológico, lo que luego digan las ventas es otra historia :P)
Si hablamos en general de cómo debería ser un gadget, claramente tenemos dos puntos fuertes: hardware y software. Si además hablamos de un gadget orientado a internet en ambos casos deberemos tener muy  en cuenta la conectividad.

El Hardware

Hay que aprender de los errores, en éste caso del iPad de Apple, pero sin dejarnos llevar por las críticas exageradas. Para mi, los puntos fuertes del hardware deberían ser:
  • Pantalla: De una vez por todas un dispositivo de Google debería tener una pantalla buena. No voy a entrar en qué tipo de pantalla (tampoco es que esté muy puesto en éste tema), pero que sea más o menos “bien” expuesta al sol y que permita 4 puntos de multitouch que no den problemas.
  • CámaraS: Puede parecer que no, pero creo que uno de los puntos fuertes que nadie ha tocado en los tablets es lo idóneos que pueden ser para hacer videoconferencias. Yo seguiría el modelo de doble cámara introducido por móviles como el N95, aunque si necesitamos reducir costes nos podríamos ir a un modelo de una sóla cámara articulada para hacerla “reversible”. Por descontado altavoces y micro con conector jack estándar.
  • AGPS: Aquí mi opinión está dividida. Para mi el gPad es más un gadget “casero”, pero también es cierto que nos lo podemos llevar de viaje o algún día en particular. De hecho puede que llegue a ser un acompañante habitual para quien tenga grandes desplazamientos o para quien viaje mucho. Además, tampoco podemos descartar su integración en el coche como navegador (aunque parezca mentira xD) con lo que creo que el chip GPS debería estar entre las especificaciones.
  • Conectividad: Aquí nos metemos en el tema escabroso, en mi caso sólo necesitaría uno o dos puertos USB convencionales (para datos y carag de la batería) y wifi. ¿sin bluetooth? Si, sin bluetooth, el punto del bluetooth sería permitir tethering y eso se puede hacer perfectamente con la wifi, ¿sin 3G? Desde mi punto de vista poca gente contratará una tarifa más para un tablet, como mucho cambiaríamos la tarjeta SIM del móvil al tablet, así que con el tethering vía wifi estamos sobradamente cubiertos.
¿nada más? Pues la verdad es que así a bote pronto no. Está claro que tendrá que haber unas especificaciones de cpu, ram, etc… pero creo que deberían ser las suficientes para que el software funcione bien y con soltura de sobra.

El Software

Éste es el punto donde Google puede sacar mayor tajada. Google tiene una gran ventaja en el mundo de los sistemas operativos “móviles”, sobretodo porque son el referente en tecnologías de sincronización de datos y eso en un dispositivo móvil que se usa como secundario tiene mucho peso.
Antes de que Google haya dicho ni mú sobre qué montará el probable gPad, hay un montón de discusiones abiertas sobre que sistema operativo debería llevar el aparatejo, para mi gusto no debería llevar Android, mi elección sería ChromeOS con un par de cambios y/o añadidos.
Está claro que el principal uso de un tablet se hace online y teniendo una pantalla más grande, no tiene sentido quedarnos con un navegador móvil, deberíamos aprovechar la potencia de Chrome y su facilidad para tratar las aplicaciones web como aplicaciones independientes del navegador.
Además, ¿por qué elegir entre Android y ChromeOS? Hace no mucho vimos los esfuerzos entre Canonical y Google por llevar las Android Apps a los escritorios linux. ChromeOS es, muy por encima, un navegador sobre un linux así que, ¿por qué no soportar las aplicaciones de Android en ChromeOS? De ésta forma tendríamos una integración bestial entre las dos plataformas y ChromeOS podría heredar todas las ventajas (y aplicaciones) de Android sin tener que atarse a sus limitaciones.
Anuncios

Google Buzz, ¿a la tercera va la vencida?

“Y cuando Google no crea, da una vuelta de tuerca más a lo ya creado.”

Creo que esa frase resume, más o menos, lo que se dice del nuevo servicio de Google. Aunque lo que más se pueda leer sea “Facebook + Twitter = Google Buzz”, si ahora mismo hacemos una búsqueda en Google por esos tres términos obtenemos 74.000.000 resultados, no está nada mal, más de la mitad de los que nos aparecen si buscamos solamente por Buzz (y de los que habría que descontar los resultados propios del significado de “buzz” y de las páginas propias de Google Buzz). En resumen, que la mayoría de la gente identifica mucho a Buzz con Facebook o Twitter, la gran mayoría ve a Buzz como una unión de los otros dos servicios.

Yo creo que va un poco más allá que una simple mezcla de otros dos servicios.

Estoy de acuerdo en que Buzz coge cosas de uno de otro, la idea de “followers” y “followings” de twitter y las capacidades multimedia de Facebook, por ejemplo, pero no creo que se quede ahí.

¿qué innovación supone Buzz? A priori, veo como un puntazo lo que llamaría “blog social”. Miremos el caso típico de un blog personal, no se publican muchas entradas, incluso se abandona, se retoma, se vuelve a abandonar, …. Creo que Google Buzz podría suplantar perfectamente a los blogs personales con poco tráfico, o que van destinados sólo a nuestros amigos. Si intentamos hacer ésto mismo en twitter seguimos dependiendo de la existencia del blog debido a la limitación de los 140 caracteres y facebook… no es para ésto directamente.

¿suplantará Buzz a otros servicios? Aquí ya depende del servicio y del uso que hace cada uno de él.

  • Facebook, a mi modo de verlo, juga a otro deporte (que no es lo mismo que en otra liga), está pensado para compartir información personal, no noticias (si, odio ver lo mismo en twitter que en facebook :P), aunque cada uno hace el uso que le sale de las pelotas gracias los clientes “multiservicio social” mezclando churras con merinas.
  • Con Twitter la cosa cambia. Buzz si que se parece a éste y… la verdad, me encanta twitter, pero es como si el pájaro llevase un póker y ahora mismo a Google le hubiese salido una escalera de color. Vamos, que todo dependerá de cómo juegue Google sus cartas, aunque en los temas sociales siempre las ha jugando peor que mal. Además, si puedo usar Buzz exactamente igual que Twitter… ¿para qué voy a usar Twitter? Mi bola de cristal me dice que Twitter se quedará como un “backend” de Buzz hasta que la gente migre.
  • FourSquare. Érase un elefante que, sin querer queriendo, pisó un escarabajo. Ahora mismo en foursquare deben sentirse como un semi-aborto, no terminaban de despegar y se los han llevado por delante. La geoposición aprovechando gMaps va a ser de lo que más va a pegar en Buzz.
  • Aunque parezca mentira, Google sacrificará uno de sus propios servicios para hacer triunfar a Buzz. Añadiendo RSS a Buzz, Google Reader ya no tendría ningún sentido. A fin de cuentas, Buzz es lo que sería Google Reader con soporte para twitter, flickr, etc…

Todo ésto está condicionado por la mala pata que lleva Google en el terreno del “social media”. Orkut fué un fracaso y podrían desconectarlo directamente y dejar un sólo servidor ubicado en Brasil, Wave a menos que terminen de hacerlo funcionar y se lo vendan bien a las empresa como una herramienta potente también, pero Buzz… Buzz puede ser un golpe encima de la mesa que meta, de una vez por todas, a Google en el mercado social.

Veremos a ver que pasa en los próximos meses!

Sobre cómo NO educar

Aviso para los que siempre ven posts de tono “técnico”, éste post no va en esa línea, es más sobre la sociedad y la educación.

Hoy he estado leyendo los periódicos de tirada nacional, y mira que hacía tiempo que no leía yo por internet nada que no fuera técnico o contenidos sobre la blogosfera, redes sociales y demás temas. Total, que me he encontrado con ésta noticia en el periódico ABC (ojo, cito el periódico como fuente de la noticia, soy apolítico) titulada “Pegué a mi padre, no aguantaba órdenes”. El percal que hay montado hoy en día sobre los jóvenes agresivos, los problemas en casa que llegan a las manos entre padres e hijos, amenazas, denuncias entre padres e hijos, etc… no sé como calificarlo, pero me parece que se sale del tiesto.

De todas formas, lo más “heavy” viene cuando lees los comentarios. Me ha hecho especialmente gracia éste, que pego a continuación (y lo tabulo, coloco y puntúo un poco porque leerlo como estaba fué un infierno):

El popular juez de menores de Granada, Emilio Calatayud, conocido por sus sentencias educativas y orientadoras, ha publicado un libro “Reflexiones de un juez de menores” (Dauro) en el que inserta un “Decálogo para formar un delincuente “. Es muy interesante. Dice así:

  1. Comience desde la infancia dando a su hijo todo lo que pida. Así crecerá convencido de que el mundo entero le pertenece.
  2. No se preocupe por su educación ética o espiritual. Espere a que alcance la mayoría de edad para que pueda decidir libremente.
  3. Cuando diga palabrotas, ríaselas. Esto lo animará a hacer cosas más graciosas.
  4. No le regañe ni le diga que está mal algo de lo que hace. Podría crearle complejos de culpabilidad.
  5. Recoja todo lo que él deja tirado: libros, zapatos, ropa, juguetes. Así se acostumbrará a cargar la responsabilidad sobre los demás.
  6. Déjele leer todo lo que caiga en sus manos. Cuide de que sus platos, cubiertos y vasos estén esterilizados, pero no de que su mente se llene de basura.
  7. Riña a menudo con su cónyuge en presencia del niño, así a él no le dolerá demasiado el día en que la familia, quizá por su propia conducta, quede destrozada para siempre.
  8. Dele todo el dinero que quiera gastar. No vaya a sospechar que para disponer del mismo es necesario trabajar.
  9. Satisfaga todos sus deseos, apetitos, comodidades y placeres. El sacrificio y la austeridad podrían producirle frustraciones.
  10. Póngase de su parte en cualquier conflicto que tenga con sus profesores y vecinos. Piense que todos ellos tienen prejuicios contra su hijo y que de verdad quieren fastidiarlo.

Vale, en la mayoría de puntos puedo estar deacuerdo (con matices) pero tampoco soy padre y tampoco habré presenciado tantos problemas entre padres e hijos como éste señor pero… joder, éste tío podría juntar en su persona a Franco y a la Inquisición. Para mi que éste hombre, más que “conocido por sus sentencias educativas y orientadoras” es conocido por “sus sentencias que tranquilizan a los padres”.

Vamos a ver, porque viniendo de alguien como un juez, tildado de educador y orientador hay cosas que no me cuadran:

El punto 2. Me supongo que éste tío es católico y se refiere a que hay que bautizar al niño y obligarle a hacer la comunión y la confirmación porque sino va a ser un delicuente gracias a la influencia de satanás. Estoy de acuerdo al 100% en lo de inculcar unos valores éticos, pero no en lo de inculcar unos valores religiosos. Ojo, estoy a favor de enseñarle qué es la religión, qué es la fé y demás temas relacionados con la religión, pero no voy a inculcarle unas creencias si o si. De hecho, cuando digo “enseñarle qué es la religión” me refiero a explicarle que es una religión y todas las que existen, que las conozca, si él decide que quiere pertenecer a una de ellas, adelante, será su elección y las creencias que decide abrazar. Estoy casi seguro de que si a éste juez le pregunto “Mira, mi mujer y yo somos musulmanes y no sabemos si inculcarle a nuestro hijo nuestras creencias o dejarle que conozca la religión y que él decida si quiere ser musulmán, católico, judío o lo que sea”, fijo que dice que le enseñemos la iglesia católica para que pueda decidirse por la mejor. Total, que para mi “educar” no tiene nada que ver con inculcar las creencias de una religión en particular a un niño que no puede entender de qué le estás hablando.

El punto 6. Haaaaaaaay con el punto sexto… que fácil lo hace el señor juez. No vayamos a dejar que nuestros hijos lean lo que quieran y hablemos después con ellos para intercambiar puntos de vista, enseñárles que él puede sacar su opinión desde su punto de vista y nosotros la nuestra desde el nuestro y que ambos tenemos derecho a opinar una cosa u otra y que eso no tiene porqué ser un problema. No, claro que no, eso sería educar. La idea del juez es mejor, si yo soy de derechas, voy a dejarle que lea sólamente periódicos de derechas, vamos a capar en el router todos los contenidos que no sean de derechas y a aislarle del resto de opiniones. Así, con un poco de suerte, el niño será un borrego que no entenderá nada, incapaz de aprender y que estará cerrado a intercambiar opiniones. Un claro producto de la censura, que viene a ser lo que invita a hacer éste sexo punto. Es más, cuando alguien quiera darle un punto de vista distinto al suyo tendremos un buen lío montado porque “nosotros, los pérez, siempre tenemos razón. Es así y punto. Y los que no piensan como nosotros son unos gilipollas.”.

Ojalá ese comentario que he leido fuera sólo la opinión del que puso el comentario, y no un extracto de un libro escrito por un juez, que son esas personas que toman decisiones en última instancia, cuando dos partes con ideas distintas no consiguen entenderse. Espero que se vea la ironía.

PD: Si alguien mira el resto de comentarios de la noticia, la mayoría gritan “es que no les podemos educar porque las leyes y la sociedad no nos dejan pegarles”. Es muy triste también que la mayoría de la gente que debería estar educando a sus hijos piensen que sólo lo pueden hacer a través de “la letra con sangre entra”, pero para mí, al lado de que un juez piense así, lo demás me parece hasta normal.